Blog nuevo, vida nueva

Hola a todos. Me resulta sorprendente que después de tanto tiempo de dejar el blog inactivo, tanta gente entre todavía a diario. Sólo querría agradeceros la visitas, a pesar de que ya no actualizo.

¿Y por qué escribo hoy entonces? Por la sencilla razón de que quiero oficializar un poco mi nuevo blog: Revolución Interior. Este nuevo blog representa lo que yo quiero mostrar al mundo. Es muy diferente de lo que era este y así debe ser, aunque en los últimos artículos del “meterse” ya iba apuntando a esa dirección. Si tenéis a bien hacerme una visita al blog, os estaré esperando, como siempre.

En cualquier caso, quiero invitaros también a leer el último artículo que he publicado, el primero que hago de investigación un poco serio (junto tal vez con el de ciencia que escribí aquí en su momento). La reflexión es importante, y espero que os pueda servir intelectualmente, ese era el objetivo.

Espero veros en el futuro. Gracias a todos y hasta la próxima.

Vuelvo con otra trilogía, esta más sencilla que la anterior. Tengo que denunciar dos cosas. Pero vamos por partes.

Lo primero es que, vía La libertad y la ley, me he enterado de esta entrevista al juez Francisco Serrano, que está siendo acusado ahora mismo poco menos que de violador del ascensor por decir verdades como puños, pero que nuestra querida élite políticamente correcta no está dispuesta a admitir. Simplemente un discurso lúcido y razonable. Os lo recomiendo.

Y termino con otro tema. Debido a gente que no entiende Internet y lo que significa (aparte de ser muy cerrados y no entender bien la legislación), un importante blog de información independiente, Noticias ERB, está planteando cerrarse (si no es que la decisión está ya tomada) por amenazas contra la libertad de expresión. Y aquí no estamos hablando de una mera hipotética (e irreal) violación del derecho de cita, sino de un ataque en toda la regla contra la libertad de información libre e imparcial. Este es uno de los blogs de información alternativa más importantes en España, y el mero hecho de que simplemente se AMENACE impunemente a un bloguero con querellas y denuncias cuando hasta el amenazador sabe perfectamente que no ha pasado nada (yo a eso lo llamo puro egoísmo) nos debe revolver las tripas a todos los que entendemos que Internet no es un mero transmisor de información. Pero parece ser que hay gente que no lo entiende. Sinceramente espero que la cosa no llegue a concretarse con el cierre, pero aún así, me gustaría homenajear a los blogueros que tienen que aguantar semejantes tonterías a cambio de poder transmitirnos la tan necesaria información imparcial y real que necesitamos. Un saludo a ellos. Y libertad, como dice otro apreciado bloguero.

Actualización: la cosa ha llegado a Menéame. A ver si puede ser que sólo por la inercia o un “efecto Menéame” a alguno se le caiga la cara de vergüenza.

Que cojones tiene el tío… ¡Veis como nos quieren cerrar Internet!

QUE TE DEN, DESGRACIADO!!!!

Comentando en el blog La libertad y la ley acerca de la familia, se me ha venido de repente que quiero hablar de una cosa hace mogollón y nunca me sale en el momento. Hace nada he terminado de leer “El gen egoísta” de Richard Dawkins, conocido biólogo y ateo (fue el que tuvo la feliz idea del “bus ateo“), donde expresa de forma “más o menos” amena (digo “más o menos” porque si no se tienen unos pocos conocimientos previos de biología resulta un poco pesado) como la evolución, al contrario de lo que nos han enseñado hasta ahora, tiene poco que ver con lo que hace 150 años expresó Darwin en su “El origen de las especies”. Y quiero compartir aquí un poco de esto porque lo llevo guardando un tiempo, y no es bueno guardarse las cosas mucho…

Básicamente, la idea es que sí, existe la evolución (de hecho Dawkins les da por saco a los creacionistas de una forma muy elegante, como indicaré luego), pero no exactamente como la expresó Darwin. Según Darwin, evoluciona el más adaptado al medio. Y punto. Ahí se quedó la cosa. Naturalmente, no dijo sólo eso, pero podemos resumir sin miedo a equivocarnos que se puede condensar en esas 6 palabras. Sin embargo, eso no es del todo cierto. Un gran ejemplo son los cetáceos: mamíferos que viven en el agua y que tienen que salir constantemente para respirar. No es muy práctico. O que decir de los pingüinos, aves que no vuelan. Sí, se han adaptado al medio donde viven, pero no parece que esas adaptaciones sean muy eficaces. Darwin se detuvo en el hecho de que esas meras adaptaciones eran suficientes para la supervivencia de la especie, ya que gracias a ellas vivían. Pero no tuvo en cuenta un factor determinante: los genes. Claro que por aquella época ese tema tampoco se estilaba mucho, pero en la teoría ortodoxa de la evolución sigue sin incluirse este factor. Es decir, la evolución darwiniana es exógena. Al contrario, la teoría del gen egoísta nos dice todo lo contrario: la evolución existe, sí, pero es endógena. Son los genes los que dictan como va a evolucionar, no ya una especie, sino un individuo en si mismo. Si se dan cuenta, en los estudios básicos y medios casi no se menciona a los genes. Son como algo molesto para los biólogos y los evolucionistas. Son algo que está ahí diciéndoles: “hola, soy un gen, y te estoy mordiendo el culo”. En realidad, se les reduce a mero papel de “transmisores de información”. Básicamente, esta teoría viene a decir que son los genes quienes se reproducen y sobreviven generación tras generación, no los individuos, que como tales son meras “máquinas de supervivencia” para los genes. Primero fueron las células, luego los pluricelulados más pequeños y luego los más grandes, como nosotros. De hecho, esta teoría demuestra que incluso los genes de un ser vivo pueden usar a los genes de otro ser vivo (lo que Dawkins llama efecto fenotípico) para su supervivencia. Naturalmente, no es que diga que los genes piensan y actúan conscientemente para reproducirse a costa de su anfitrión: lo que se quiere decir es que a lo largo de la historia natural de la Tierra, los genes han sido seleccionados según las cualidades que han transmitido a sus “máquinas de supervivencia”, de forma que los genes mejor seleccionados han resultado sobrevivir y han transmitido su información en cada generación subsiguiente. Eso no implica, en absoluto, que estos genes creen mejores, más altos, fuertes y rápidos anfitriones, sino que simplemente los usan como su “casa” para seguir multiplicándose en adelante. De hecho, como demuestra el ejemplo del pavo real, los genes no están especialmente interesados en la supervivencia del individuo como tal, sino en continuar replicándose la siguiente generación (en referencia al penacho de plumas de la cola, que les permite reproducirse más a costa de estar en permanente peligro de ser comidos por un depredador). Y ahí está el bicho, sigue existiendo desde hace miles de años (si no millones). Concluyendo: no son las características del individuo lo que le hace sobrevivir y evolucionar, sino el dictado que sus genes le imponen generación tras generación. Esto, además explica muchas cosas que no hace el darwinismo, y por lo que incluso entre los científicos ateos como Dawkins es una teoría criticada de forma tan insultantemente eficaz (no sólo los creacionistas son anti-darwinistas: hay una cantidad muy importante de científicos serios que tienen muchos problemas para encajar el darwinismo en el mundo real).

El darwinismo tiene muchos problemas de diversa índole, pero el más importante es que no explica “por qué” ocurren los cambios y la evolución. Se limita a decir que ocurre. Lo que no está mal, claro, pero es muy básico y limitado. El ejemplo de los pinzones es muy claro: Darwin decía que los pinzones tenían picos distintos según el tipo de alimento que consumían. Bien, eso es correcto. Pero no se preocupó por entender “por qué” eso era así. Se limitó a describirlo. Es como Newton con la gravedad: le parecía algo demasiado bizarro y simplemente no lo tuvo en consideración. Lamentablemente, es una actitud muy común con los investigadores más dogmáticos, y por desgracia, los dogmáticos son los que consiguen deslumbrar más a la gente con su grandilocuencia. En física, astronomía, biología y tantas y tantas disciplinas científicas hay que aguantar esto, y durante décadas o siglos. Un ejemplo que estoy descubriendo recientemente y que comentaré más adelante es el tema de Egipto y las pirámides. Los egiptólogos, cuando no les ha cuadrado algo, simplemente lo han ocultado o lo han hecho de menos porque simplemente no entraba en sus teorías establecidas. Los darwinistas dicen que con cada descubrimiento se va completando la teoría, pero la teoría, a pesar de todo, sigue siendo la misma de hace 150 años. La teoría del gen egoísta se auto-completa y comprende todos los puntos para entender la evolución de las entidades biológicas en el planeta. Dawkins (que no ha creado la teoría pero la ha perfeccionado hasta el punto actual) incluso se permite el lujo de replicar a los creacionistas negadores de la evolución con un argumento lógico y sumamente elegante, y que sobre todo, usa el sentido común. Los creacionistas dicen (incluso dando cifras astronómicas de imposibilidad) que no es posible la evolución porque los miles de miles de billones de combinaciones que harían falta para crear moléculas tan complejas como el ARN o el ADN son imposibles en la naturaleza. A partir de la teoría del caldo primigenio (demostrada por Miller y Urey en los cincuenta, creando en laboratorio aminoácidos a partir de moléculas inorgánicas simples en horas), Dawkins nos habla de que no hizo falta que ocurrieran esos miles y miles de billones de combinaciones posibles, ni siquiera que hiciera falta que aparecieran varias moléculas complejas a la vez: simplemente hizo falta que apareciera el primer replicador, una molécula, que no tenía porque ser especialmente complicada, que fuera capaz de auto-copiarse a si misma, generando una nueva molécula, en principio, igual a ella. Sólo una. No hicieron falta miles de millones de años para que ocurriera. En el caldo primordial, donde los aminoácidos pululaban por doquier, la mera aparición de esa primera molécula llevaría a la aparición de otras moléculas iguales a ella, o parecidas, que seguirían replicándose, produciendo cambios (evolución) y de esta manera, en muy poco tiempo habría una cantidad enorme de estas moléculas, que se unirían a otras y se harían más fuertes y duraderas (el verdadero objetivo de la evolución). Después se recubrieron de otras substancias como proteínas para protegerse de la radiación (el ADN es especialmente sensible a la radiación) y cuando se acabaron los aminoácidos, continuaron con la invención de la caza. Me extendería más, pero quiero pasar a otra cuestión, que quiero resaltar extensamente. Sólo quería dejar claro que efectivamente, la teoría darwinista ha sido ampliamente superada por el gen egoísta, y que por lo tanto, su estudio debería ser reemplazado en las escuelas por esta otra, más realista y comprehensiva de la realidad.

La otra cuestión que quería tratar es el darwinismo social. La evolución darwiniana fue, sorprendentemente para muchos en su época, esplendidamente acogida por la élite social victoriana. Y es lógico: es lo que llevaban esperando años; una teoría que les legitimase para ser la élite, mejores que los demás. Una derivación de “sobrevive el mejor adaptado” es “sobrevive el más fuerte”. En el darwinismo siempre es “más” (más alto, mas fuerte, más rápido, etc…), aunque cualquier biólogo sabe que muchas veces “menos” es mucho más importante para sobrevivir (como también demuestra el gen egoísta, porque lo importante no es el individuo en si, sino sus genes). Por tanto, el darwinismo se convirtió en la ley para las élites: ellos eran seres superiores porque habían conseguido llegar a lo más alto en la escalada evolucionista humana, lo que les legitimaba para tener el poder, mientras los demás servían a sus intereses. Es una interpretación totalmente parcial y sesgada, por supuesto, pero eso hizo que intelectualmente naciera la eugenesia tal y como la conocemos, que eventualmente se vino abajo al ver lo que hicieron los nazis con ella, pero que básicamente lo único que hicieron fue llevarla a la práctica. De hecho es sabido que los médicos nazis eugenistas recibieron gran ayuda y colaboración de los eugenistas británicos y estadounidenses, principalmente, para apoyar sus teorías antisemitas y otras. Henry Ford fue un conocido eugenista y antisemita, pero no es recordado por ello, sino por crear la cadena de montaje en masa. Somos un poco desmemoriados para lo que nos da la gana…

En conclusión, si Darwin se hubiera esmerado al crear un teoría, hubiera indagado en la genética (como por aquel entonces ya había hecho Mendel) y hubiera explicado más universalmente la evolución, no como mera sobrevivencia de los individuos sino como sistema de replicación génica, tal vez no hubiera aparecido la eugenesia y no hubiéramos tenido que sufrir el genocidio y a la actual élite (todos ellos eugenistas). Esta es la prueba de que cuando hay intereses de por medio, la ciencia es usada para los intereses de los mismos listos de toda la vida: antes eran banqueros y trileros, y ahora son banqueros y políticos, nada más. Como indicaba en un comentario en el primer post al que hago referencia, la eugenesia va a ser con toda probabilidad una realidad a la que la sociedad civil va a tener que enfrentarse en poco tiempo. Y pensándolo bien, es lo mismo que un genocidio, sólo que más lento, y además aceptado por todos. Un desastre, vamos.

A estas alturas de la vida, ya no hay que plantearse quien ha removido los cimientos de la sociedad los últimos dos o tres años. Se llaman bancos. Estas entidades, existentes desde la edad media, son sin lugar a dudas, los más importantes causantes de problemas, dolores de cabeza y stress de nuestra sociedad. Naturalmente, las implicaciones son mayores y no es con lo que me voy a meter ahora (ya habrá oportunidad). Pero algo hay que hacer con esto. Como sociedad y como ciudadanos, tenemos la responsabilidad de, no ya exigir (sabemos que no nos van a hacer caso), sino de obligar o precipitar la reforma o desaparición del sistema bancario.

Es curioso como hasta hace 400 años aproximadamente (un poco menos tal vez, las fechas son discutibles) era pecado prestar con interés. Se llama “usura”, y era un pecado tipificado por la Iglesia. De alguna forma, estos señores banqueros lograron saltarse este “problemilla” sin importancia y crearon el sistema fraccionario e inflacionario. Este sistema es el que hoy día está causando los principales problemas del mundo. Ahora, debido al que el sistema funciona como funciona, dependemos del crédito para vivir, porque en realidad, todo es crédito. Hace ya mogollón escribí sobre eso, y en realidad, a pesar de todo, la cuestión no es tan compleja, sólo que se nos ha ocultado con gran habilidad todo este tiempo. La usura fue el “primer gran pecado”, pero el siguiente fue crear los bancos centrales. Estas entidades son en realidad la agrupación de los bancos privados y entre otras cosas, tienen la habilidad de controlar la economía de un país y “crear dinero”. Para los que piensen que el dinero lo crea la Casa de la moneda, que vayan despertando de la pesadilla, porque no tiene nada que ver. De hecho, quien controla la Casa de la moneda es el Banco de España (aunque digan que es el ministerio de hacienda -MENTIRA COCHINA, ya que quien define realmente las políticas financieras de este país es el Banco de España, y por extensión, el Banco Central Europeo-). El presidente del banco central es elegido por el ejecutivo (por el presidente, más concretamente), y con la mera firma formal del Rey. Los bancos centrales europeos fueron los primeros en aparecer, y la cosa llegó a su punto álgido con la aparición de la Reserva Federal de los EEUU. La creación de este organismo tiene su miga. Se realizó un 22-23 de diciembre de 1913, a altas horas de la noche, con una aprobación mínima y sin oposición de ningún tipo (en esta época, justo en la que estamos ahora, la actividad de los congresistas es mínima y de hecho la mayoría están en sus respectivos estados). Así se creo la organización de control monetario más influyente del mundo. Esta entidad originó, puso en marcha y amartilló la crisis del 29. El Banco Mundial apareció tras la segunda guerra mundial ante la necesidad de controlar monetariamente el mundo entero.

¿Qué hacer con esto? Bueno, siguiendo la máxima “piensa en global, actua en local” tan de los globalistas, tal vez deberíamos hacer lo mismo: intentar destruir el poder global de los bancos actuando localmente en nuestros ámbitos particulares. No hay nada más dañino para el sistema económico-financiero mundial que no consumir más que lo imprescindible. Porque para que el sistema funcione es imprescindible que consumamos en exceso todo lo posible. Y claro, como todo es dinero, y el dinero está controlado por los bancos, esto les afecta de forma directa. El siguiente paso en la escalada financiera es reducir el dinero a dinero digital. Ya todos tenemos costumbre de usar dinero electrónico. Claro que sí, es más fácil, cómodo y “seguro”. Pero no es real. El 90% del dinero que usamos en nuestras transacciones habituales no existe, es puro humo. Sin embargo, todos hemos apostado por ese humo para nuestra vida social. Antes, el dinero tenía que apoyarse en algo existente y con valor, como el oro. Con Nixon, la Reserva Federal consiguió otro de sus grandes éxitos: desligó el dólar del oro, haciendo que la moneda fuera puramente referencial. Los jinetes de la inflación galoparon con fuerza desde entonces (ahora lo estamos sufriendo con las máximas consecuencias). Pero alguien se preguntará: ¿Ellos ya debían saber que ocurriría esto, no? Evidentemente, así es. Desde el keynesianismo sobre todo, las políticas de inflación y deflación se han venido sucediendo de forma totalmente imparable (el mismo Keynes debía ser un bicho de mucho cuidado, por lo que he podido constatar). El objetivo es que, dado que todo debe ser global (no sólo la economía, sino también los gobiernos y lo militar), la moneda también debe ser global. Por eso debe hacerse desaparecer el dólar de una forma u otra, y eso terminará ocurriendo en unos pocos años, siendo sustituida por una moneda gestionada por el Banco Mundial y que será de uso obligatorio por parte de todo el mundo. Esta moneda, paradójicamente, volverá a estar basada en el oro, con lo que su cantidad será infinitamente menor que la cantidad de moneda real existente hoy día. Así, las diferencias entre ricos y pobres será todavía mayor que hasta ahora. ¿Por qué creen ustedes que tantos países están amasando oro en los últimos meses (India, por ejemplo, ha estado comprando hasta 200 toneladas de oro)? ¿Por qué se nos está insistiendo tanto ahora en que vendamos nuestro oro (por supuesto a un precio irrisorio)? Creo que la razón es evidente: acumular todo el oro posible, que será lo único cambiable por moneda cuando esta sea establecida. Más fácil imposible.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer nosotros al respecto? Con razón, la mayoría de ustedes pensará que no gran cosa. Mientras supra-organizaciones como el Banco Mundial tengan el control del dinero, tendrán el control de los países, y por lo tanto, de todos nosotros. Mi idea es bien simple y sencilla de llevar a cabo: no consumir más que lo imprescindible. Es una idea simple, pero no sencilla de llevar a cabo: no porque no pueda llevarse a cabo de forma relativamente simple, sino porque exige que hagamos un examen de conciencia y nos demos cuenta de que somos consumidores compulsivos. Para eso, el marketing lleva haciendo un excelente trabajo desde hace décadas. No sólo nos han convertido en consumidores compulsivos: nos han convertido en adictos. Un adicto es, por definición, un consumidor compulsivo que requiere cantidades cada vez mayores de producto para poder vivir. El adicto es el consumidor perfecto para este sistema. En futuros artículos quiero explayarme más sobre esta cuestión, pero ahora simplemente quédense con la idea: ¿cuanto daño podemos hacer a los bancos y las corporaciones consumiendo lo imprescindible y de forma racional? Bueno, por si alguien tiene problemas para llegar a la respuesta, se la doy yo: herida de muerte.

El Pope recibiendo lo suyo…

Bueno, un regalo navideño para todos (cristianos incluidos):

Woman knocks down pope at Christmas Eve Mass | Top AP Stories | Chron.com – Houston Chronicle.

Ya era hora de que le dieran un ¡Zas, en toda la boca! al nazi este…

Que lo pasen bien hoy.

Otras veces se ha utilizado esta secuencia (a estas alturas no sé de qué película es, pero se han hecho muchas coñas con ello), pero esta es la primera vez que lo veo usar para algo tan serio como esto. Verdades como puños.

La conspiración a gritos

Este tema no es nuevo y aunque eventualmente aparece en diversos lugares cada X tiempo, lo cierto es que no deja de sorprenderme que no haya cada vez más gente enterada de lo que pasó en Italia en los 70 y 80 y que simplemente se haya olvidado. Claro está, todo bien dirigido y planificado desde sus propios artífices, la OTAN. Aunque Felipe González no se hubiera bajado los pantalones, nuestro destino era pertenecer a esta organización de guerra, porque ALGUIEN que no voy a mencionar porque luego me cierran el blog pertenece a cierto GRUPO (quien está al tanto ya sabe de que hablo) que es quien a fin de cuentas planea los pollos que se viven en el mundo. El vídeo es altamente aclarativo sobre el tema de Gladio y abre ciertas sospechas sobre la implicación de la OTAN en otros actos terroristas, incluso muy recientes y que nos han afectado internamente (ya sabéis de qué hablo).

Poco a poco, los lobbies van consiguendo victorias…

Sanción de 18.000 euros por alojar «www.putasgae.org» – Medios_Redes_Redes – Medios_Redes – ABC.es.

La problemática fundamental es que, aunque les ha costado, ha hecho valer su razón (y ahora nos puede sentar mejor o peor, pero no nos podemos quejar, un tribunal ha dado su fallo). Yo no recurriría, porque me parece un caso perdido, pero claro, hay que pagar la multa. Creo que entre todos los socios y muchos no socios pueden sacar adelante el dinero, porque la Asociación de Internautas es nuestro principal valedor, ya lo ha demostrado en varias ocasiones. Habrá que ir mirando lo que buenamente se puede aportar… Sin embargo, pongamos a la libertad de expresión o no como derecho inalienable, lo cierto es que ha sido muy poco afortunado tener hospedada una página que incluye la palabra “puta” en el nombre (se refiera a quien se refiera, no lo voy a mencionar no sea que me cierren el blog también… Ah, que ya lo he dicho arriba, leñe…) y donde no se ha controlado el contenido en absoluto. Te expones a esto, y sobre todo sabiendo como es esta gente. Espero que hayan aprendido la lección, cuanto menos. Pero lo cierto es que hay que apoyar a la Asociación, que nos representa ante los poderes públicos (no soy socios, por si alguien se lo pregunta, pero nos debe importar a todos, lo seamos o no).

Página siguiente »



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.