Posts Tagged ‘publicidad’

Esta mañana, mientras hablaba con un cliente por el Messenger, me sorprendí con semejante anuncio:

disfuncion

Naturalmente me quedé mirando, porque ni muchos menos esperaba que en un medio que usan incluso niños y adolescentes usaran semejante publicidad. Sí, que lo mismo está segmentado por edades, pero hay cantidad de gente que usa las cuentas de otros y el choque es matador. No comprendo bien como pueden colocar este tipo de spam en un programa como este. Por narices les tiene que salir rentable, si dejan colar cosas de este calibre.

¿Y tú? ¿Cuál es el mensaje más raro que mas visto en el MS (o Skype, o Yahoo, o el que quieras)?

A continuación os presente la siguiente imagen que he captado con mi móvil, al ladito del trabajo:

bolsas_caca

Desde luego, esto demuestra que como mínimo, Carrefour se está dejando pelas por todos lados con su tema de las bolsas de plástico. Tres carteles juntos en el mismo área es, sinceramente, un despilfarro que pega muy poco con su supuesta gana de economizar y ayudar al medio ambiente (la de papel, pegamento, etc., que se está gastando). Insisto, no es un montaje, están los tres carteles juntos. Desde luego interés le echan, no cabe duda, pero no sé hasta que punto esto está llegando un límite demasiado extraño, ¿no creéis?

Valor seguro

Me he sorprendido esta mañana, mientras desayunaba, viendo los anuncios en medio del informativo (ya nada se libra de la tenebrosa mano comercial), y me han llamado la atención unos anuncios en concreto bastante curiosos. Aparentemente eran los típicos anuncios de una serie de conocidas marcas comerciales, de productos dispares (desde cosméticos hasta alimentación), pero que terminaban todos igual, con una coletilla hablando de que esos productos son “valor seguro” y de que debías comprarlos por eso mismo. Entonces me asaltó la duda: ¿seré yo, cómo consumidor, un incompetente y un idiota por no comprar “valores seguros”? Es más, ¿desde cuándo un producto de mercado es un “valor seguro”, como si de una acción bursatil se tratase (y más con los tiempos que corren…)? Estas preguntas me dejaron perplejo a la vez que confundido, pero… ¡Ah, amigos! Es que la cosa es más complicada.

No sé si se habrán dado cuenta de la estrategia de acoso y derribo que están sufriendo las “marcas blancas” (productos que por supuesto tienen marca, pero que no es comercial, ya que no se anuncia) no sólo por parte de los principales afectados (las marcas comerciales) sino de las casas de publicidad (indirectamente afectados) y los medios de comunicación (incomprensiblemente afectados). La marca blanca ofrece, en la mayoría de las ocasiones, un producto básicamente igual que el comercial, de parecida o igual calidad, pero a mucho menor precio muchas veces. Un ejemplo en el que me he fijado especialmente son los yogures, llegando a un 150% más de coste en los comerciales que en las marcas blancas, para obtener básicamente lo mismo. Sí, lo reconozco: soy consumidor compulsivo de marcas blancas. Con ellas he llegado a reducir a la mitad mi bolsa de la compra, comprando exactamente los mismos productos y en ocasiones hasta algunos más, cada vez que voy al hiper. Y no me arrepiento en absoluto. Cualquiera que quiera ahorrar o que como mínimo sea consciente del valor del dinero, comprará marca blanca. Pero resulta que no, que somos unos inconscientes por no comprar marcas comerciales. Se han llegado a decir auténticas barbaridades como que por comprar marcas blancas estabamos mandando al paro a un montón de gente… Claro, ¿y los de las marcas blancas? ¿No tienen derecho a trabajar? Es como si yo, humilde programador, no tuviera derecho a la existencia porque exista Price Waterhouse-Coopers, o cualquier otra consultora que se dedique a hacer software. ¿Pero hasta que punto de estupidez tienen que llegar por sacarnos los cuartos?

Me he sentido fráncamente insultado ante estos anuncios. Hasta pensaba comprar unas Pringles (por primera vez en mi vida) hasta que he visto que llevaban el distintivo ese. Esto no ha hecho más que reafirmarme en mi política económica de ahorrar comprando aquello que me ofrece una relación calidad-precio adecuada. Miren, por distintas causas conozco a gente que compra y vende productos a la industria lactea entre otras y es de común conocimiento que la mayoría de esas industrias (si no todas) producen productos de marca blanca para dar salida a los excedentes que tienen, o simplemente para vender más. Eso de “XXX no fabrica para otras marcas” es una falsedad tan grande como ellos mismos, ya que no es algo sólo de la alimentación, si no que es muy habitual en prácticamente todos los mercados (en informática lo sabemos bien, pero lo mismo puede decirse del automovilismo, la construcción, el transporte, etc…). Que nos quieran vender que son únicos, vale, pero que no nos traten de idiotas.

En los tiempos que corren, es hasta inmoral que se le diga a la gente que compre más caro, a sabiendas de que muchos ni siquiera se pueden pagar la casa. Las marcas blancas existen porque los productores comerciales abusan del consumidor sólo por ser una marca conocida. Por nosotros y por nuestros bolsillos tenemos que decirles que no, que ya basta. Y la mejor manera es no comprándoles, cosa que ya están empezando a comprender y por eso están tan acojonados. Como dicen por ahí: “feliz compra”.

Google y el aborto

Me entero de que Google prohibe los anuncios de clínicas abortistas. Dicen que lo hacen por ser neutrales y porque haya más “justicia” en este tema en la Red. Pero permiten anuncios de organizaciones antiabortistas. Si este es el concepto de justicia de Google, bien vamos. Yahoo, sin embargo, sigue emitiendo anuncios de todos los tipos.

¿Este es el concepto de neutralidad en la red y de libertad de expresión que preconiza el gigante de Mountain View? Porque si es así, empezamos a ver como su monopolio comienza a tener efectos. Es decir, no se puede vender aborto pero si anti-aborto. Chachi. ¿Qué será lo siguiente de lo que no se podrá hablar o vender? Pues menos mal que estamos en un mercado libre, mercado libre del que se sustenta la propia Google.

No soy abortista. Creo que una cosa así sólo es factible en casos muy particulares y que se deben estudiar de forma concreta o específica. Pero no estoy de acuerdo en absoluto en que se cierre la boca a todo un sector porque “no mole”. Están apoyando a una tendencia en detrimento de otra, y eso es proselitismo. Google, simpáticos, ¿dónde está aquel “don’t evil” al que tanta fanfarria dabais? ¿Desde cuando ser “neutral” significa prohibir cosas para apoyar otras? Empezais a dar un poquito de asquito, coleguitas…

imanol-ariasPues el amigo Imanol Arias ha rectificado su declaración de que se marchaba de “Cuéntame como pasó”. Así, primero suelta que se leyó su declaración fuera de contexto (ni de coña) y que le parece estupendo que quiten la publicidad y pitos, flautas y flautines varios. Vamos, que le han leído la cartilla. Esa es mi opinión. O eso, o le han subido el sueldo, que puede ser. En cualquier caso, donde dije digo, digo diego.

No es muy serio comportarse de esta forma. Si al menos sonase a globo sonda, bueno, te lo comes con patatas y punto, pero ni es un político ni un intelectual. Es un señor que se dedica a actuar (es decir, a cobrar por engañar a la gente haciéndoles pensar que son otras personas) y que ponerse reborde le queda demasiado grande. Se las ha dado de divo y donde las dan las toman. Normalmente, cuando haces una declaración en público, se piensan primero las cosas y luego se dicen, porque este señor es un personaje público que sirve de modelo para otras personas. No se puede ser un cultureta y quejarse porque quitan la publicidad, para acto seguido decir que nones, que me han interpretado mal y que soy un coleguita más como siempre. No señor. A ti lo que te han dicho es que o te callas la boca o no vuelves a pisar un plató de Televisión Española, empresa de la que este señor ha comido y quiere seguir comiendo durante muchos años. Insisto, o eso, o le han subido el sueldo, pero tal y como están las cosas en el Ente público, y en los tiempos que corren, dudo mucho que la cosa esté para subir muchos sueldos.

En definitiva, espero que esto sirva de lección para tantos que se les suben los humos echando leches, para que sepan que se los van a terminar bajando a leches. Ya vale de tanta tontería.

¿Pero no era al revés?

Navegando por ahí me encuentro una noticia curiosa cuanto menos que quería mostrar aquí porque me parece representativa de nuestra cultura actual, o su nivel, más bien. Resulta que el señor Imanol Arias dice que deja la TV pública si se quitan los anuncios. El da sus razones para semejante afirmación, claro, pero me ha dado por pensar en las razones para decir semejante cosa y salen a flote algunas conclusiones que quiero compartir con ustedes.

Lo primero que salta a la palestra es que una demanda que durante años ha hecho el mundo de la cultura es que la televisión pública fuera menos comercial y atendiera más a los intereses públicos (como yo también creo que debería ser), eliminando en el camino la publicidad. Sí, esto va a hacer que TVE tenga que buscarse la vida mucho más a partir del otoño, pero televisiones de renombre como la BBC funcionan de esa forma y no están precisamente en la bancarrota. Pero claro, ¡ay!, estamos hablando de Europa. En España funcionamos distinto, y claro, eso se nota.

Del parrafo anterior yo derivo lo siguiente. Se supone que el señor Arias forma parte (o pretende formar parte) de la élite cultural de nuestro país, pero ¡ay!, me da la impresión de que le han tocado algo muy sensible para que se le haya ocurrido decir esto. Y como me gusta ser mal pensado, me da la impresión de que lo que le han tocado es la billetera. El pone como excusa que no quiere que el Estado le pague las habichuelas, que no quiere ser un funcionario. Bueno, independientemente de como les siente eso a los funcionarios, y especialmente a los que trabajan en TVE, para mi hay una segunda lectura: no hay publicidad, pagarán menos por la serie, recortarán gastos y sueldos, y la consecuencia última será que el señor Arias tendrá que recortar su caché artístico. Y eso no mola nada. En estas condiciones, ¿quién quiere trabajar ganando menos? Nadie, claro. Pero aquí vamos al último acto de la función.

Este señor ha demostrado con este comentario que es un cultureta de tres pares de narices. Todos somos defensores de la cultura hasta que nos tocan los tachines, como pasa con los cantantes, autores y demás (por llamarlos algo) defensores del canón. En cuanto al progre de turno le tocan la cuenta bancaria no hay cultura que valga. Para una cosa decente que hace nuestro gobierno, tiene que llegar el (aparentemente) rojo de turno a discrepar y decir “esta boca es mía”. Pues señor Arias: yo si creo en que TVE debe estar libre de publicidad, debe ser cultura y ser financiada con dinero público, que para eso es un ente público. Si no le gusta, es libre de irse a otro lado, pero haga el favor de no caer en el ridículo más espantoso diciendo tontadas de semejante calibre. Ahora mismo usted ha bajado muchos enteros culturalmente hablando con semejantes afirmaciones, y eso también va a repercutir en su caché, que lo sepa.





A %d blogueros les gusta esto: